Blog

¿Tienes dudas?, ¿necesitas más información? ¡Pregúntanos!

Los objetivos relativos en redes sociales

Funnel marketing digital

Cuando hacemos una estrategia de social media marcamos unos objetivos claros, contundentes, medibles. Smart, ya sabéis. Unas metas que se conviertan en indicadores y que puedan servirnos de referencia para saber que las acciones que estamos llevando a cabo se están cumpliendo. Estamos ya cansados de leer que el número de seguidores no es un objetivo en sí mismo, y que además es un dato irrelevante.

Pues bien, sin dejar de estar en desacuerdo con dicha rotunda afirmación, habría que matizarlo. La naturaleza de las empresas y de sus productos o servicios, las necesidades de comunicación y de interacción con su público o con sus clientes, la eficacia de sus canales o la ausencia de los mismos, sus pretensiones empresariales y hasta la confianza que despierten los medios sociales a sus dueños o gerentes van a determinar el uso que quieren dar a las redes sociales y, por lo tanto, cuáles son los objetivos que se plantean.

Probablemente conoceréis la existencia del funnel y sabréis que en cada una de las fases actúan una serie de canales que van cumpliendo una parte importante del recorrido del mismo. La consecución del cumplimiento de estos objetivos van a llevarnos a objetivos mayores. Y cada uno de ellos es tan importante como el anterior y el posterior, ya que forman parte del proceso.

Por ejemplo, la captación de la atención de potenciales clientes. Una victoria en marketing digital no es solo una venta. Sino todo el proceso previo. Si conseguimos que haya una masa de personas a las que les gusta seguir nuestras publicaciones en redes sociales, hemos ganado atención. Una parte fundamental si queremos luego seguir comunicándoles o queremos atraerlos hacia nuestra web. Un objetivo cumplido, como muchos otros:

  • Captación de leads
  • Visitas a la web
  • Participación en promociones o concursos (también captación de leads)
  • Difusión de nuestros contenidos, que nos ayudarán en el posicionamiento
  • Relación con influenciadores, que nos aportará visibilidad
  • Comunicación efectiva con seguidores o posibles clientes (refuerzo de la atención al cliente y satisfacción posterior o fidelización)
  • Número de seguidores (más audiencia para futuras comunicaciones o promociones)
  • Así como evitar la fuga de seguidores
  • Mejora de la imagen de la marca, que ayudará al proceso de elección del posible cliente
  • Ayuda en el recuerdo de marca
  • Diversificación de canales, que llevará también a nuevos nichos de target

Al final, todas estas pequeñas victorias conducen hacia un objetivo global. No se puede entender un gran objetivo sin dar pasos previos. Ahora, nuestro objetivo trata de adivinar cómo vamos cumpliendo cada uno de estos miniobjetivos, en qué canales y hacia dónde nos conducirán. Sin duda, nos dejarán más cerca de nuestra meta.

About the Author

Álvaro Olmo

Álvaro OlmoPeriodismo, comunicación digital, redacción creativa. @alvaroolmoView all posts by Álvaro Olmo →

Leave a Reply