Blog

¿Tienes dudas?, ¿necesitas más información? ¡Pregúntanos!

¿Es útil LinkedIn?

LinkedIn

¿Alguna vez has encontrado trabajo en LinkedIn? Esta es la pregunta que circula por la red social de contactos profesionales desde hace unos días, haciéndose viral gracias a la respuesta de los usuarios, indignados pero aliviados al ver que casi ninguna de las respuestas que se dan es para decir que sí, que LinkedIn resulta efectivo para encontrar empleo.

«A mí me pasa lo que a ti; veo que poca gente lee lo que comparto o escribo, poca gente interacciona. Y, al igual que a ti, pocas oportunidades de colaboración me han surgido»

Se trata de uno de los testimonios —reales— que últimamente responden a los gritos desesperados de aquellos usuarios que están en búsqueda activa de empleo y que no consiguen sacar provecho de LinkedIn. Por eso planteo la cuestión del título: ¿es útil LinkedIn? Pero lo hago devolviendo la pregunta, por muy retórica que pueda parecer: ¿útil para qué?

Es posible que solo sea un error de expectativas por parte de quienes intentan encontrar directamente un empleo. LinkedIn no es más que un puente, una herramienta para llegar a orillas concretas. ¿Y cuáles son esas orillas? No se trata de desembarcar en cualquier punto, sino de acceder por el puerto adecuado. Y esto solo se consigue partiendo desde el muelle correcto.

Aclaremos qué hay detrás de tanta metáfora. Es necesario que, previamente, hayamos hecho un trabajo de marca personal, tanto en los medios digitales como en el offline. Que nuestras redes estén nutridas de contenido, que estemos contando algo y que representemos a nuestra propia marca. Que nuestro producto, que somos nosotros mismos, se venda porque es de calidad. Calidad en los trabajos realizados, en los contenidos creados, en cada gesto profesional que desarrollemos.

LinkedIn

De este modo, el camino que nos ofrece LinkedIn no es el principio del viaje, sino uno de los nexos que nos permite acercarnos de manera significativa a nuestro público objetivo que, en este caso, es el posible empleador. Pero tampoco se trata de abrirnos un perfil y abordar con todo a las personas que pueden servirnos de utilidad. No, para sacar partido, hemos de ser provechosos también para otros. Es una especie de simbiosis que, en algún momento, da resultados.

Este trabajo se fundamenta en la participación activa a través de las distintas posibilidades que nos brinda LinkedIn.

  • La interacción con nuestros contactos a través de sus publicaciones. Mostramos interés real, preguntamos, damos la enhorabuena, nos olvidamos un poco de nosotros mismos para hacer caso a los demás
  • La participación en grupos afines a nuestro ámbito laboral. Ofrecemos contenido de valor, no participamos por participar, cayendo en la trampa de muchos de los grupos de esta red, que sirven de tablón publicitario para cada post de cada miembro del grupo
  • El uso de LinkedIn como escaparate de nuestros trabajos y nuestros contenidos a través de nuestros perfiles, de las publicaciones en nuestro muro
  • La proyección de otros perfiles, otras redes, otras plataformas a través de nuestro perfil de LinkedIn
  • El uso de su blog interno. Podemos hacer publicaciones más largas a través de la propia red
  • Aceptando las solicitudes de contacto que nos llegan. No hemos de tener miedo por ser desconocidos o posibles competidores para puestos de trabajo. Estamos en la fase de compartir contenidos y hacer que nuestra red crezca y se nos conozca
  • Mirando diariamente las ofertas de trabajo en las sugerencias de empleo que nos muestra LinkedIn
  • Cuando optemos por un puesto concreto, podemos conocer mejor a la empresa, seguir su página en esta red, incluso conocer el perfil de su CEO o sus responsables de recursos humanos.

«Es difícil establecer cual es la utilidad de una red social profesional, personalmente veo muy positivo compartir conocimientos e inquietudes profesionales. De igual modo me parece adecuado ampliar contactos afines profesionalmente o simplemente con ganas de compartir conocimiento»

La naturaleza de esta red hace que debamos mirarla de forma distinta a otras plataformas como, por ejemplo, Infojobs. Se trata de una red social, y hay que incidir en el término social del concepto. LinkedIn comienza a funcionar cuando conversamos y nos relacionamos con profesionales de nuestro sector. Y después vienen los resultados.

About the Author

Álvaro Olmo

Álvaro OlmoPeriodismo, comunicación digital, redacción creativa. @alvaroolmoView all posts by Álvaro Olmo →

  1. MaríaMaría11-25-2016

    Yo debo ser la única que ha conseguido trabajo por LinkedIn por lo que parece. Y no lo busqué yo, la empresa se puso en contacto conmigo directamente.
    Estoy de acuerdo con todo lo que escribes en el post, Álvaro; pensamos que esta red es una caja llena de trabajos y nos van a dar uno sólo con rellenar nuestro perfil.
    Y aunque estemos trabajando no podemos dejar de actualizar nuestro perfil y hacer contactos. Es el momento idóneo para conseguir oportunidades.
    Buen finde!!!

    • Álvaro OlmoÁlvaro Olmo11-28-2016

      Muchas gracias, María, por el comentario. Normalmente suele ser así en LinkedIn, la empresa nos encuentra precisamente porque estamos trabajando diariamente nuestro perfil y nuestras acciones dentro y fuera de la propia red.

      ¡Hay que hacer hincapié en el buen uso de la herramienta! Un abrazo.

Leave a Reply