Blog

¿Tienes dudas?, ¿necesitas más información? ¡Pregúntanos!

Consejos para hacer concursos en Facebook

Easypromos
Desde que comenzaran a brotar empresas en las redes sociales y, más concretamente, en Facebook, y se vislumbrara una gestión más o menos profesional de sus comunicaciones y marketing, los concursos han sido una herramienta recurrente para las acciones de las marcas. Quizás por el carácter social y lúdico, quizás por la promesa de suculentos regalos, lo cierto es que los profesionales y no tan profesionales del social media han utilizado sorteos y concursos como un recurso habitual para promocionar a las compañías para las que trabajan porque han visto o han creído que iba a existir una alta participación, podría suponer un aumento del engagement y las interacciones.

Pero esto no siempre es así. Un concurso no es la solución mágica a una situación de atasco en el crecimiento de una comunidad, ni una forma fácil de generar tráfico o interacciones de algún tipo. Y no siempre es así porque puede no funcionar; es algo habitual ver concursos que parecen frustrantes porque demuestran una baja participación y una insistencia exagerada por parte de las marcas para captar algún lead.

¿Por qué no funcionan? Ocurre justo por pensar, como citaba arriba, que es la solución a un problema de falta de movimiento. Y es que un concurso, si bien sirve para potenciar la comunicación en un momento determinado y para activar a una parte de nuestro público o atraer a un nuevo perfil, no debe ser un recurso por falta de otras opciones. Es decir, no deberíamos poner todas nuestras esperanzas en él. ¿Cuándo debemos entonces hacer un concurso en redes sociales?

  • Cuando queramos promocionar un producto nuevo
  • Cuando tengamos un evento importante o fecha señalada
  • Cuando forme parte de un conjunto de acciones promocionales o de potenciación
  • Porque se trate de una dinámica habitual de la marca a la que los usuarios están acostumbrados (aunque mi consejos es que no basemos nuestras estrategias en concursos, ya que el usuario puede malacostumbrarse)
  • Para fomentar la fidelización y la cercanía con nuestro cliente o seguidor
  • Para premiar a nuestros usuarios por haber realizado una acción concreta (asistencia a un evento, compra de un producto, participación activa…)

Así, para hacer un concurso debemos tener claros ciertos factores sin los cuales la idea no tendrá éxito. Lo primero que tenemos que hacer es saber para qué vamos a llevar a cabo su ejecución, cuáles son los objetivos del concurso. Los objetivos deben ir alineados con nuestra estrategia y entrar dentro de un sistema perfectamente engrasado, donde el concurso no es más que una de las acciones con una finalidad específica.

Por ello, no debemos dejar de pensar en las conversiones, sean del tipo que sean. Es decir, realizamos el concurso con una finalidad específica: generar leads, atraer a más seguidores, dar a conocer un nuevo producto o servicio…

Para que todo funcione correctamente os dejo algunos tips a tener muy en cuenta, una vez que estamos inmersos en cómo va a funcionar el concurso:

  • La acción realizada por el concursante, el grado de implicación que se le pida, ha de ser proporcional con el premio que se otorgue. Mi consejo es que la participación no implique una acción muy completa, sino que el usuario pueda acceder fácil y rápidamente. Es una barrera inicial que puede suponer un cambio sustancial en el número de participantes.
  • La dinámica del concurso ha de ser clara y concisa. No podemos dejar ningún detalle al azar ya que esto puede generar futuras quejas o dudas y, por lo tanto, provocar una falta de desconfianza en el usuario.
  • Del mismo modo, hemos de contar con unas Bases Legales confeccionadas por un profesional del Legal Marketing. No podemos tomarnos a la ligera este punto, ya que en ello radica no solo nuestra credibilidad, sino que también puede ahorrarnos problemas legales con los participantes.
  • Existen muchas posibilidades de participación. Las más habituales son la búsqueda de una respuesta del concursante, su participación más activa subiendo una foto o vídeo, o una creación gráfica o escrita. O, simplemente, podemos hacer que participen a través de un solo clic (por ejemplo, con un voto). Eso sí, es importante recabar sus datos.
  • Conociendo en profundidad la red, no podemos olvidarnos de ese perfil de usuario que va de concurso en concurso, participando en todos ellos en busca de premios. Son especialistas en participar en todo tipo de concursos y lo hacen sin ningún tipo de implicación con la marca. A veces son fáciles de detectar porque los vemos en decenas de páginas actuando con un patrón, aunque en otras ocasiones no está tan claro. Por eso aconsejo siempre que la victoria final quede en manos de la propia empresa, eligiendo entre los X primeros si, por ejemplo, el concurso ha funcionado a través de votaciones.
  • Encontramos, por tanto, distintos tipos de perfiles de participantes:
    • Clientes y seguidores en redes sociales: con estos no tendremos ningún problema, ya que rápidamente accederán a concursar y difundir. Pero… ¿cuántos seguidores de nuestra marca son, además, clientes?
    • Clientes no seguidores en redes sociales: la mayoría. Por ello, la estrategia siempre debe ser 360º, y el concurso no debería quedar relegado a Facebook, aunque esta sea la plataforma elegida para su ejecución. Es decir, debemos apoyar en todos los canales, on y off, para fomentar la participación.
    • Usuarios que no son clientes ni seguidores, pero que han encontrado el concurso y deciden participar. Puede ser una buena oportunidad para encontrar a nuevos potenciales clientes.
    • Los especialistas en concursos citados anteriormente.
  • Usar aplicaciones siempre que nos sea posible, ya que van a facilitarnos la organización y la dinámica del concurso. Existen multitud de opciones en Facebook para hacerlo. Os dejamos algunas recomendaciones:
    • Easypromos: con buenos precios, con multitud de opciones y funciones, se trata de una empresa española, por lo que la atención y funcionamiento nos van a resultar más cómodos.
    • Cool Tabs: también se trata de una empresa española. Con multitud de posibilidades, dispone de datos estadísticos para comprobar la efectividad de nuestros concursos.
    • Trisocial: una plataforma con muchas posibilidades; entre otras, la de realizar concursos en Facebook con distintos objetivos.
El concurso no finaliza cuando se selecciona al ganador. Si queremos que forme parte de una estrategia, es necesario dilatar en el tiempo todo el movimiento que hemos ido generando, aprovechando así el impulso logrado y fidelizando a ganadores y también, por qué no, a concursantes. Si queremos que el concurso sea un hito especial, además, hemos de plantearnos la posibilidad de invertir en su promoción.

About the Author

Álvaro Olmo

Álvaro OlmoPeriodismo, comunicación digital, redacción creativa. @alvaroolmoView all posts by Álvaro Olmo →

Leave a Reply